Noticias

AB InBev: la cervecera que más crece en España triplicará sus bares propios Volver a noticias

08 junio 2019

AB InBev, la mayor cervecera del mundo, quiere tener un papel protagonista en España, uno de los mercados europeos donde el peso de las marcas locales es más importante. No obstante, el dueño de Budweiser y Corona creció a doble dígito en 2018 en el canal de alimentación y en lo que va de año avanza más de un 30%, según Nielsen, lo que supone un alza de su negocio en volumen que duplica al del siguiente grupo cervecero.

"Somos aún pequeños en España, con una cuota del 2,5% -en Canarias, donde tienen Tropical y Dorada, supera el 50%-, lo que nos sitúa quintos en el mercado, pero el crecimiento de los últimos años hace que nuestras relaciones con la hostelería y la distribución estén entrando en un nivel diferente", dice Alexandre Pouille, director general de AB InBev España.

Corona, Budweiser, Franziskaner, Stella y La Virgen son las cinco marcas más vendidas por la firma en el país, aunque con estrategias diferentes. "Budweiser se enfoca en alimentación porque su asociación con el fútbol hace que tenga más desarrollo en este canal -ha lanzado un buscador de bares con el diario Marca-, mientras que Stella se centra en hostelería y Corona busca crecer en ambos".

La compañía ve oportunidades, pero también retos en España. "En Francia, las cervezas especiales tienen un 15% del mercado, pero en España es un 3%, lo que nos hace tener un potencial enorme, sobre todo porque el segmento premium crece cinco veces más que el mercado. Somos el tercer importador de cerveza del país, tras Damm (Voll-Damm) y Mahou (distribuye Carlsberg), pero aspiramos a ser el líder". Su web Hopt.es, que permite comprar más de 1.500 referencias de cervezas de todo el mundo, recibió el mes pasado 250.000 visitas.

Pero AB InBev también tiene retos. "España tiene un nivel de precios bajo. La gente entra en los bares y no pide marcas, sino tamaños, lo que nos obliga a trabajar más las marcas".

Locales propios
AB InBev cuenta con un plan global enfocado a la hostelería, lo que en España se traduce, por el momento, en dos restaurantes Viva Corona en Barcelona y seis bares de La Virgen, su cerveza artesanal nacional, en Madrid, además de dos pop ups de Casa Corona en Valencia y Madrid. "Estos establecimientos nos permiten conocer mejor al cliente, mostrarle una forma diferente de disfrutar nuestros productos y crear contenido. El objetivo a medio plazo es triplicar su cifra en España".

Otro aspecto clave para la cervecera es aumentar el peso de sus productos con bajo contenido de alcohol (menos de 3,5 grados). "Suponen el 14% del mercado en España y aspiramos a que el 20% de nuestras ventas globales en 2025 sean de cerveza sin o con bajo contenido en alcohol", señala Anxo Martínez, director Legal y de Relaciones Corporativas de AB InBev.

El turismo, por el perfil de sus marcas, es otra clave para el crecimiento de la firma, que ve un mercado de cerveza "cada vez más premium, más local y en el que el tamaño de los formatos se va a reducir para llegar a más momentos de consumo", según Pouille. Su crecimiento será sobre todo orgánico, "aunque miramos todas las oportunidades".

Por último, la empresa tiene también el foco puesto en la sostenibilidad -tiene la ratio más baja del mercado en el consumo de agua y realiza numerosas acciones de concienciación- y en la digitalización. "El big data nos está abriendo oportunidades muy interesantes. Por ejemplo, saber el nivel de consumo de cada bar, lo que ayuda a nuestros comerciales a tomar decisiones", señala Martínez.

"Muchas marcas artesanales van a desaparecer"
"Vamos a ver en los próximos cinco años una consolidación de la cerveza artesanal en España", afirma el director general de AB InBev en nuestro país. En su opinión, "la oferta ahora es desmedida con una gran gama de opciones pero poca rotación y eso fustra a la distribución. Además, en hostelería es casi imposible tener una presencia importante si no es de la mano de un gran socio. Los grandes productores elegiremos una o dos marcas con las que daremos toda la oferta de estilos de cerveza y, entre el resto de enseñas, muchas desaparecerán", señala Pouille. La gran apuesta de AB InBev es La Virgen, la cerveza artesanal madrileña que compró en 2017. Su objetivo es situar esta marca como su enseña de origen español con una presencia en todo el país -el grupo tiene también Tropical y Dorada, aunque muy centradas en Canarias-. "El problema es el precio porque vemos marcas baratas por 55 céntimos y una lata de La Virgen cuesta 1,35 euros si queremos que sea rentable, ya que sus ingredientes y su proceso de elaboración son más caros". Pese a ello, el grupo ha conseguido que un 50% de las ventas de La Virgen en alimentación sean ya fuera de Madrid.


©2019 AB InBev España. Todos los derechos reservados
AB InBev España recomienda el consumo responsable